GADAFI Y LA SOBREVALORACIÓN DEL SENTIDO DEL HUMOR

Fernán Escudero

Al escuchar carcajearse a Gadafi con todas sus fuerzas cuando se le habla de dimitir y verle sonreír sin ton ni son a la menor ocasión, queda claro que el sentido del humor no es en sí mismo una cualidad sana. Por el contrario, muchas veces puede resultar altamente nocivo. Tanto para el individuo que lo ostenta como para la sociedad que lo padece.

Comunicación no verbal y nunca mejor dicho: exhibición de alegría de Gadafi mientras deja plantados sin decir ni mu a los periodistas que llevaban todo el día esperando la rueda de prensa prometida.

Los románticos en el siglo XIX fueron de los primeros modernos en asociar la capacidad de reír y hacer reír a una personalidad saludable y elevada, digna de admiración e inseparable de un alma sensible e inteligente. Esta idea se revolvía contra una tradición secular dominante que consideraba obsceno mostrarse risueño en público.

En nuestros días, diversas teorías y experimentos sostienen un término de valoración neutral, al concluir que este rasgo humano ni mucho menos siempre es positivo. Pese a la buena prensa de que ha gozado en las últimas décadas incluso como medicina curalotodo, con frecuencia el sentido del humor es insano, no sólo por su casi inseparable carga agresiva, sino porque a menudo se liga a un optimismo infundado que impide ver la realidad tal como es y adaptarse a ella para sobrevivir en las mejores condiciones.

Al líder libio su gran sentido del humor le refuerza en sostener y no enmendar una actuación enajenada de décadas. La realidad ha variado y el tirano que impuso su voluntad a sus compatriotas con la aquiescencia del sistema político internacional no quiere verlo. Se ríe como recurso de autodefensa para sobrevivir tal como era, con la ilusión de seguir rodeado por un mundo sin límites para él.

Al mismo tiempo su risa le es útil para desmoralizar al enemigo al exhibir que él no se encuentra en absoluto desmoralizado. Ésta es la intencionalidad de sus manifestaciones en público de toda naturaleza desde que le estalló la protesta en las narices. Unas declaraciones esperpénticas que han espantado a la opinión pública mundial y han despertado sonrisas congeladas de dolor ante su increíble desfachatez humorística por muchos achacada a la insania.

Negarse la realidad a sí mismo y a los demás, reírse de todo mientras persiste en asesinar la vida y la libertad de Libia empeora su propia situación personal: con cada nueva carcajada se cierra una puerta de salida, si es que alguna le quedara.

La tragedia de las víctimas y de todo un pueblo mata las ganas de bromear a costa de este loco risueño triste caricatura de la egolatría. La prolongación de esta catástrofe convierte cualquier chiste sobre Gadafi en cruel sarcasmo. Difícil papeleta la de los humoristas gráficos en prensa durante estos días.

Qué lejos están ahora las bromas en Twitter sobre el retraso de Mubarak en febrero y la fiesta global por su marcha. No obstante, quien ríe el último ríe mejor: Gadafi, ¡cuídate de los idus de marzo!

Pintada en las calles de Libia con caricatura de Gadafi y leyenda en inglés aparecida en TVE el 24 de de febrero. El pueblo libio, como en su día el egipcio, quiere comunicarse con el resto del mundo.

©fernanescudero en WordPress

fernanescudero_ en Twitter

Fernán Escudero en Facebook

fernanescudero@gmail.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad y humor gráfico, Psicología del humor, Redes sociales, Televisión. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a GADAFI Y LA SOBREVALORACIÓN DEL SENTIDO DEL HUMOR

  1. Si sólo fuera la risa de Gadafi… Me da tanto miedo como las risas de otros tiranos (los tiranos de los países calificados como “dictaduras” y de los calificados como “democracias”)

  2. Seguramente a esos tiranos el humor les sirva para engañarse sobre la realidad, para blanquearse ante sí mismos y los demás. Pero no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo. A la hora de su muerte la petición de clemencia de Gadafi fue el más tenebroso telón para su risa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s