EL ROTO: VIÑETAS PARA UNA CRISIS AL DESNUDO

Fernán Escudero

La sátira es aquel niño que señaló un día que el rey iba desnudo y que, cuando se hizo mayor, comprendió que ni siquiera había rey (Andrés Rábago García El Roto)

Más humus para pensar: Viñetas para una crisis, El Roto, Mondadori, Reservoir Books, Barcelona, noviembre de 2011

Lo esencial no es invisible a los ojos de El Roto, farolero de la Puerta del Sol, quien acaba de presentar un nuevo libro, esta vez de pequeño formato, con sólo 96 páginas, un prólogo de unas 300 palabras y 80 chistes gráficos recientes; le basta al heterónimo periodístico de OPS para obtener la radiografía de nuestra época enferma de capitalistitis en un sonriente e hiriente exorcismo de los demonios dueños de la vida económica globalizada y del cuerpo y el alma de sus habitantes:

“Con papel, tinta negra y algo de lucidez es posible fabricar un revelador universal que nos permita fijar la imagen de todo aquello que no deja de molestarnos y hacer más difícil nuestras vidas, y así, una vez revelado, poder verlo en cualquier lugar y bajo cualquier disfraz con el que se nos presente. El instrumento de la sátira nos dota de esos rayos X con los que, literalmente, podemos verle los huesos al sistema”, dice el autor de este opúsculo dos veces lúcido.

El Roto desnuda no sólo a los estafadores sino a los estafados, colaboradores imprescindibles por necesidad o por necedad, o por la suma de ambos factores. Describe cómo los mecanismos de la estafa vencen a los de la inteligencia. Estos chistes sobre la crisis son un tratado de la codicia devoradora y la majadería orquestada que la ampara.

En el autorretrato de la página 52 el dibujante de opinión se autodefine en su oficio como un humilde pepito grillo del negro absurdo, libreta de periodista en mano, con este bocadillo: “¿Por qué existe el secreto bancario? -pregunté. No te lo podemos revelar, es un secreto bancario”.

Además de llamar la atención sobre lúgubres laberintos sin salida esta antología también ofrece toques de color sobre los negros rotundos de El Roto, sobre los pintados y también sobre los pensados. Apostilla el cuadro que cierra esta serie de trabajos socráticos: “Oscurece, por lo tanto amanecerá”. Amén.

Ver algunas de estas viñetas.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad y humor gráfico, Arte, Democracia, Denuncia, Escritores y dibujantes, Filosofía, Humor gráfico, Humorismo, Libros, Literatura, Periodismo, Política, Prensa, Psicología del humor. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s