ROMÁNICO DE MIS HUMORES (II)

Fernán Escudero

El arte de España y Europa de finca en finca

Retomo estos apuntes acerca del románico hoy que salta a la actualidad el descubrimiento de un claustro de misteriosa procedencia junto a la piscina de una finca particular de Girona, “Mas del Vent”, cerca de Palamós. El dueño no permite a los expertos que lo examinen y cataloguen, pero esta fotografía aparecida en la revista AD de decoración francesa avisó de su gran belleza y valor.

También en un jardín privado de Girona se encuentra parte de la Iglesia de San Esteban de Gormaz, otro fruto del expolio, concretamente en la finca “Vora el Ter”, Paseig Maristany, Camprodón, previa venta y derribo del monumento soriano.

Es necesario recordar la titánica e imprescindible labor del dibujante Peridis en la conservación y puesta en valor del patrimonio artístico medieval, así como la de su colega Zulet.

Pero la lista de rendidos amantes y defensores de la arquitectura, la escultura, la pintura y el arte amanuense –el románico en particular– y de profesión dibujantes dedicados a la comunicación social no tiene fin: un recuerdo para Pablo San José, el creador de la oficina siniestra de La Codorniz, que tenía casa en Covarrubias (Burgos) y para Chumy Chúmez, quien la tuvo en un lugar crucial para paladear este arte, precisamente el pueblo de San Esteban de Gormaz donde se desmontó y vendió la citada iglesia, igual que su Euskadi natal y Segovia, de cuya capital es vecino Antonio Madrigal.

Este sentimiento es común a cualquier artista europeo, y me atreveré a decir que debería serlo a todo ciudadano del viejo continente, porque hablar de románico es hablar de la vertebración de Europa, en un mejor sentido de lo que estos días de eurocrisis se suele.

Dos de los más grandes le deben mucho: sobra señalar la inspiración que el padre del arte contemporáneo, Pablo Picasso, encontró en el románico catalán, o en el francés, sin cuya existencia Marcel Proust y su tiempo recobrado serían otros.

Recreación románica en la finca gerundense Vora el Ter, Camprodón, a partir de la Iglesia de San Esteban de Gormaz, que fue derruida y vendida a un particular.

También entre los locos del románico que en España han sido ahora recuerdo a los periodistas Luis Carandell y Santiago Amón o al psiquiatra mediático Juan Antonio Vallejo-Nágera, quien llevaba en el coche un potente proyector para iluminar, póngase por caso, porque ocurrió, los detalles del pórtico de la catedral de Burgo de Osma (Soria) cuando la noche solanesca caía sobre Castilla sorprendiendo una de las no infrecuentes excursiones de intelectuales detectives de piedras que se organizaban en el Madrid de los sesenta y setenta del XX.

‘Espabilados tontos de todo hábito vendieron tesoros nacionales que no tenían precio por unas cuantas monedas, probablemente múltiplos de treinta’

Como concesión a la luminosidad de la primavera y el próximo verano, no me pararé hoy en la visión negra que el José Gutiérrez Solana escritor ofreció de las aldeas castellanas, en tiempos de saqueo sangrante de joyas muebles e inmuebles del medievo peninsular cometido por coleccionistas y expertos sin escrúpulos, con la cooperación necesaria de las autoridades.

Algunos sí sabían apreciar tanta riqueza común que en España se dejaba arrumbar o bien servía para el lucro privado de los responsables de su conservación y custodia: espabilados tontos de todo hábito, civil o eclesiástico, que vendieron tesoros nacionales que no tenían precio por unas cuantas monedas, probablemente múltiplos de treinta.

Dejo para otro día más lúgubres ejemplos del descarado expolio, que no faltan. Pero aviso ya de que el humorista J.R. Mora no está implicado en estas apropiaciones indebidas, pues es bien sabido que aunque esté afincado en Sevilla no tiene finca.

(Continuará…)

PUESTA AL DÍA, 6 de junio de 2012: Los dueños de la finca de Palamós han recapacitado y abrirán las puertas a los medios de comunicación y, por supuesto, a los técnicos especialistas para su estudio. Peridis fue una de las principales voces en reivindicarlo.

PUESTA AL DÍA, 8 de junio: Se confirma, el claustro de Palamós es auténtico e impresionante. Hoy tras dos años de intentos ha podido visitarlo Gerardo Boto, el estudioso que lo ha sacado a la luz, y otros expertos como Peridis, que han accedido a la finca esta mañana junto a los periodistas. Una  joya escondida en una finca particular, una joya con una gran historia que contar.

Seguiré los próximos capítulos en El País, el diario donde trabaja Peridis, que le ha dado máxima relevancia al asunto, la que tiene: ¡El románicoen primera página con fotografía a tres columnas! Lástima que el titular que manda sea sobre otro asunto menos constructivo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad y humor gráfico, Arquitectura, Arte, Denuncia, Escritores y dibujantes, Historia de la comunicación social, Humor gráfico, Humorismo, Literatura, Periodismo, Pintura, Política, Prensa, Románico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s