EL PESCADO EN ZARZUELA SE CAE DEL MENÚ

Fernán Escudero

Qué se le va a hacer, soy humana y compasiva, las desgracias nunca vienen solas. Así que me apena ver a Iñaki Urdangarín expulsado del Paraíso del Palacio de La Zarzuela, le imagino anímicamente hundido con este escándalo de vergonzosa corrupción que ha estallado ahora oficialmente pero que llevaba años vivo en la rumorología no publicada.

Sin embargo es muy probable que me equivoque y no lo esté pasando tan mal, pues un deportista de primera división capaz de montárselo como lo ha hecho debe tener la sangre, además de virada a azul, por debajo de los 37º, eso seguro.

Mucha más tristeza me suscita la permisividad con que las élites de todos los estamentos en España están consintiendo, cuando no ejecutando en primera persona, una rapiña generalizada de las arcas del Estado. No son pocas las víctimas que reconocen que si estuvieran en posición de robar con la impunidad con que se viene haciendo, lo harían. Hacen falta más controles externos, pues los internos están en peligro de extinción entre los más espabilados, mientras el sentimiento de moda de la indignación une a infames, infamados, honrados o no.

Así que ni penas ni gaitas, cada cual que aguante su vela, tanto el que al fin parece que ha sido pescado en Zarzuela con todo el equipo como quienes a su alrededor, sabedores de sus tejemanejes, le han permitido nadar a sus anchas. Asumir las consecuencias de estos hechos cometidos por acción o por omisión significa, si de verdad la monarquía quiere dar buen ejemplo, que en primer lugar el infante consorte devuelva lo presuntamente robado a los contribuyentes. Esta medida que hoy se anuncia de apartarlo de los actos protocolarios de la casa real ya se había aplicado de manera preventiva frente a la opinión pública cuando se le exilió a Washington.

Es inútil este castigo simbólico para aliviar la cara sonrojada de la corona, u otras penas que decidiera impartir la justicia llegado el caso, si no se reintegra a la hacienda pública la fortuna personal del matrimonio Urdangarín-Borbón que pudiera haber sido amasada a costa de los ciudadanos de a pie que nunca han probado la comida de Palacio, y que son tan cívicos que nunca se plantearían asaltarlo… a no ser que alguien aproveche la mar revuelta para manipular a unas masas cada vez más amenazadas de hambre. Quién sabe si después de abandonar la peseta y con el euro en peligro los españoles hasta nos vamos a quedar sin un real.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad y humor gráfico, Caricatura, Democracia, Denuncia, Economía, Humor gráfico, Política, Viñetas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EL PESCADO EN ZARZUELA SE CAE DEL MENÚ

  1. no es lo que yo buscaba pero muchas gracias por subir estos vds talvez algun dia lo nesesitare jijijjijij

  2. ¡De nada! Aquí estamos para lo que necesites.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s