“LE CANARD ENCHAINÉ” NO CESA

Fernán Escudero

Periodismo de investigación y prensa satírica todo en uno, qué envidia

El semanario satírico parisino Le Canard Enchainé que sale los miércoles, ese que inspiró el título a los españoles La Codorniz y El Jueves, estos días en que apenas le falta un lustro para celebrar cien años de vida ha vuelto a demostrar que está en una buena forma envidiable para todo amante del periodismo de investigación y del humor gráfico editorial.

Quién pillara en España una revista satírica tan seria y libre como ésta cuyo nombre quiere decir literalmente “el pato encadenado” y coloquialmente “el periódico encadenado”, en rebeldía contra la censura y en defensa de la libertad de prensa, esa que sólo se desgasta cuando no se usa, según la máxima del hebdomadario. La publicación se sostiene económicamente gracias a sus cerca de 450.000 lectores, que pagan en kiosco 1,20 euros por cada ejemplar de ocho páginas, y renuncia a ingresos por publicidad para ejercer una independencia real no sólo respecto del poder político sino del poder financiero. Su sitio de internet remite a la edición en papel y carece de enlaces a contenidos.

Le Canard Enchainé, que se presenta posicionado ideológicamente en el anticonservadurismo sin servidumbres partidistas, no se limita a opinar sobre la actualidad con palabras y dibujos caricaturescos sino que informa, da noticias. E históricamente vaya qué noticias, azote de los intolerables privilegios de unos pocos: la más famosa que el presidente Giscard d’Estaing aceptó diamantes como regalo repetido del dictador africano Bokassa y la más delicada –porque el protagonista murió en un cuestionado suicidio– que Robert Boulin, ministro de Trabajo de Giscard, adquirió ilegalmente propiedades inmobiliarias.

El último gol se lo acaba de apuntar Le Canard este miércoles al desvelar la escandalosa intimidad mercantil entre un empresario tunecino y la ministra de Exteriores francesa, Michèle Alliot-Marie (MAM), cuyos nonagenarios padres han adquirido una empresa inmobiliaria en Túnez, chocante hecho en sí mismo que se suma a la narración del pato de las vacaciones tunecinas gratis total de la señora Alliot y la oferta de apoyo policial a la dictadura magrebí por parte de la misma ministra, desatadas ya las movilizaciones populares contra el sátrapa Ben Ali. La señora Alliot justificó su estancia en Túnez como un asunto privado y ahora ha quedado en mayor evidencia al saberse que el placer coincidió con los negocios.

Asimismo en su tanteo pro honradez y coherencia demócrata el semanario se apuntó la semana siguiente que el primer ministro galo, François Fillon, reconociera in extemis, veinticuatro horas antes de que la revista lo publicara, que las pasadas navidades a su vez disfrutó en Egipto de otras vacaciones de lujo organizadas y pagadas por las autoridades del lugar; léase Hosni Mubarak. Ante el cua-cuá del momento el presidente Nicolás Sarkozy también se decidió a decir algo y tomando el rábano por las hojas aconsejó a sus ministros que en el futuro se solacen sin salir de Francia para contribuir a la imagen de marca del turismo nacional. Ante las últimas noticias aún calla.

Alliot, Fillon y por carambola su jefe Sarkoleón –uno de los apodos con que los enchainés aluden al presidente de la República en un obvio juego de palabras con Napoleón; otro es Sarko por “narco”– han quedado desplumados ante la opinión pública francesa y mundial como consecuencia de las evidencias sobre su conexión cuerpo a cuerpo con regímenes dictatoriales. Evidencias que no para de presentar semejante pato, sólo en apariencia insignificante porque viste de risa la información más demoledora.

Aprovecho para citar a mi peluquero: “Cuando en Madrid nieva, ¿cómo estarán en la sierra?”. Cuando en un país capital por tradición democrática se dan casos como los denunciados por Le Canard Enchainé, ¿qué podemos esperar en zonas al sur de los Pirineos menos protegidas por costumbres demócratas seculares? La imprescindible limpieza nos luciría más con algún pato tan informado y salao como el parisino, que los patos w.c. de por aquí no pican con tanta libertad y alegría.

Cierta prensa combativa, con su valiente e impresicindible actitud como portavoz de los aspirantes a ciudadanos libres y de quienes exigen comportamiento ejemplar a sus dirigentes electos y respeto a los derechos humanos en cualquier lugar del mundo, nos alegra el día.

PUESTA AL DÍA: El 27 de febrero MAM dimitió y Sarkozy se vió forzado a plantear una crisis de Gobierno en la cual también fueron sustituidos los ministros de Interior y Defensa (para un comentario apetitoso ver “El cruasán ambulante”). En marzo de 2011 el presidente vive sus momentos más bajos de popularidad ante el electorado francés.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad y humor gráfico, Historia de la comunicación social, Libertad de expresión, Prensa. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a “LE CANARD ENCHAINÉ” NO CESA

  1. RafCP dijo:

    Gracias por la mención y acuerdo absoluto… Una pena que no haya equivalentes en el periodismo español. Igual te robamos el post 😉

  2. Pingback: Nadal y los Guiñoles de Canal +: un poquito de s’il vous plait | El Cruasán Ambulante

  3. Pingback: MONGOLIA, REVISTA SATÍRICA CON MENSAJE | ©fernanescudero_sobre humor gráfico y otros asuntos delicados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s